¡Directores Japoneses exigen mejores condiciones laborales!

El director de Godzilla Minus One asegura que, de no modificar el sistema, las nuevas generaciones de cineastas japoneses no podrán seguir haciendo cine.

En este artículo:

  • Los directores japoneses Takashi Yamazaki (Godzilla Minus One) y Hirokazu Koreeda (Monster) se reunieron con el gobierno japonés para exigir mejores condiciones laborales.
  • Aseguran que, de no modificar las leyes actuales y aliarse con la industria privada, Japón podría enfrentar un retroceso cultural importante.
  • En particular, exigen mejores condiciones en términos de regalías y repartición de utilidades para cineastas, así como nuevas herramientas para que nuevas generaciones tengan más facilidades para hacer cine.

Los directores japoneses Takashi Yamazaki y Hirokazu Koreeda, quienes son conocidos por sus recientes proyectos nominados al Oscar, Godzilla Minus One y Monster; respectivamente, se reunieron con el gobierno de Japón para discutir temas relacionados con los derechos laborales de los/as trabajadores/as de la industria del entretenimiento. 

Entre sus reclamos se encontraba la injusta estructura de repartición de ganancias que tienen actualmente los/as cineastas japoneses/as, quienes a pesar de generar millones de dólares y premios internacionales, no reciben una compensación suficiente. A continuación te platicamos todos los detalles. 

Japoneses
Imagen: Franck Robichon | EPA-EFE | REX

Hirokazu Koreeda pide que el gobierno se una con el sector privado 

De acuerdo con el medio NHK, los directores japoneses Takashi Yamazaki, el creador de Godzilla Minus Oney Hirokazu Koreeda, nominado en los premios Oscar por Shoplifters, asistieron a un consejo con el gobierno para hablar sobre temas de la industria de cine y la animación, ya que consideran que de no reestructurarse, los/as jóvenes que deseen dedicarse al cine ya la televisión, no podrán hacerlo y esto generará un retroceso cultural para Japón. 

“Estamos trabajando para mejorar el entorno y apoyar a la próxima generación de cineastas para que la industria cinematográfica japonesa, incluido su entorno laboral, pueda volverse atractiva y convertirse en una opción profesional para los jóvenes”. 

Hirokazu Koreeda

Koreeda ha dirigido más de una docena de largometrajes, entre ellos Still Walking (2008) y After the Storm, además de ganar el Premio del Jurado en el Festival de Cine de Cannes de 2013 por Like Father, Like Son y la Palma de Oro en el Festival de cine de Cannes de 2018 por Shoplifters. Sin embargo, a pesar de todo su reconocimiento, el cineasta reconoció que para los artistas japoneses cada vez les es más difícil poder sostenerse del arte. 

Entre sus propuestas para mejorar las ganancias Koreeda destacó que es fundamental que el gobierno y el sector privado trabajen en conjunto, dado que de otra manera, sería insostenible para los/as artistas japoneses estrenar una película. “Hay algunas cosas que no pueden cambiar simplemente directores individuales que luchan sobre el terreno, por lo que me gustaría ampliar esto como una iniciativa para toda la industria”, añadió. 

Asimismo, el director enfatizó en que el gobierno debe “revitalizar la industria de contenidos” para mejorar el ambiente de trabajo de los/as creadores/as japoneses y fomentar el talento joven que se ha visto totalmente abandonado.

Japoneses
Imagen: Toho Co., Ltd.

Takashi Yamazaki pide mayores regulaciones

El primer ministro de Japón, Fumio Kishida, estuvo de acuerdo con los directores japoneses en crear un entorno en el que se “pueda maximizar la creatividad de los/as creadores/as” para que el cine japonés continúe con la entrega de grandes películas. “Realizamos un estudio de la situación actual del sector y anunciamos nuestra intención de realizar mejoras”.

Por su parte, el director de Godzilla Minus One y The Eternal Zero,  Takashi Yamazaki, resaltó la importancia de presentar los puntos a mejorar en la industria japonesa lo antes posible ya que deben de competir con el escenario mundial  “Aún falta apoyo a la industria de contenidos de Japón en algunas áreas”, explicó. “Me gustaría ver apoyo e impulsar la industria”. 

Sin dar ejemplos concretos, Yamazaki, comentó que incluso si una película llega a ser un éxito en taquilla mundial, ese dinero no es repartido a todos/as los/as artistas japoneses que tuvieron contribución en el proyecto por falta de regulaciones. “Si el gobierno y el sector privado trabajan juntos para cambiar el sistema mismo, la industria cinematográfica puede tener más sueños. Si no hacemos esto, los jóvenes no entrarán”, agregó.

Después de ganar el Oscar por Mejores Efectos Especiales, Yamazaki firmó con la empresa de talentos CAA en Estados Unidos, con la finalidad de expandirse en la industria. Entre los nuevos clientes de la agencia también se encuentra la escritora y directora francesa Justine Triet, cuya película Anatomía de una caída ganó el Oscar al mejor guion original.

Japoneses
Imagen: JC Olivera | Getty Images