Escrito por:

¡Shazam!: la historia de un nombre

Maria Belen

Crítica de cine/tv y redactora: Fuera de Foco, Tomatazos y Datainfox. Ecuatoriana.

4 abril, 2019
|
Escrito por: Maria Belen

Es cierto que los nombres de Billy Batson y Carol Danvers no se parecen en nada, pero por mucho tiempo fueron tocayos cuando estaban en modo superhéroe.

Shazam fue creado en 1939 por el escritor Bill Parker y el dibujante Clarence Charles Beck y apareció por primera vez en Whizz Comics #2 en febrero de 1940. A partir de 1972 ha sido publicado por DC Comics. No sólo fue un ícono en su época, sino que tiene una larga historia debido a la disputa por su nombre original.


¿Marvel o DC? No, Fawcett Comics

Eran los años cuarenta cuando en Fawcett Comics debutaba Capitán Marvel, el álter-ego de un huérfano que responde al nombre de Billy Batson. Este niño recibe los poderes de los dioses del Olimpo al decir ¡Shazam! (Salomón, Hércules, Atlas, Zeus, Aquiles y Mercurio) y se convierte en un superhéroe. El cambio fue resultado de que el Mago Shazam lo eligiera como sucesor para combatir el mal gracias a su corazón puro.

Ya sea como Capitán Marvel o incluso Capitán Maravilla, el personaje fue un rotundo éxito de ventas. Superó al emblemático Superman de DC Comics (en ese entonces National Allied Publications), y se convirtió en un favorito de los fans. Claro que ésta no vio bien la existencia del personaje y llevó a Fawcett Comics a un juicio, alegando que plagiaba al Hombre de Acero.


El juicio contra DC Comics y la bancarrota

En 1952 los tribunales fallaron a favor de la casa de Superman y hasta hoy se dice que fue juego sucio para dejar fuera a la competencia. Capitán Marvel dejó de ser publicado y años más tarde disminuyeron las ventas de cómics. Poco tiempo después, Fawcett dejó de publicar a todos sus personajes.

Para 1960 había despegado Marvel Comics (antes Timely Comics) ya con Stan Lee en su equipo. Esto complicó las cosas y procedieron a registrar todo lo que pudiera contener su nombre, incluido el del buen Capitán. Tras años sin publicar al personaje, Marvel puso manos a la obra cuando DC Comics intentó relanzar a los héroes de Fawcett Comics. Así apareció el Capitán Marvel que conocemos ahora.


Un nuevo Capitán entra en escena… al apuro

En 1967 se lanzó a Capitán Marvel como un extraterrestre de raza Kree que al llegar a la Tierra se convierte en ídolo de muchos. Resulta cómico que termine llamándose Marvel debido a que los habitantes pronuncian mal su nombre real (Mar-Vell). Lo cierto es que el personaje no triunfó entre el público y sus creadores pensaron que había sido su peor trabajo.

A partir de ahí, vendrían años de disputas debido a las regulaciones norteamericanas: los derechos de autor duran décadas, pero las marcas registradas caducan si no son usadas. Marvel siguió publicando al Capitán para no perderlo. DC Comics lo publicó como Shazam con un subtítulo que decía «el verdadero Capitán Marvel». Sin embargo, esto no duró porque recibió amenazas de demanda. Dentro de sus páginas, seguía llamándose Capitán Marvel ya que sólo tenían prohibido usarlo como título de colección o dentro de campañas publicitarias.


La llegada de Ms. Marvel y el ascenso a Capitán

En los años ochenta fue Jim Starlin quien consiguió hacer que el personaje fuera interesante. Lo mató. Luego apareció Carol Danvers, quien  fue bautizada como Ms. Marvel. Antes que ella Monica Rambeau tuvo también el nombre de Capitán Marvel, pero ésa es otra historia.

Apenas en 2012 Ms. Marvel llegó a llamarse Capitán Marvel, o Capitana Marvel. Aunque ahora todos estén en el cine y Marvel quiera vender a la heroína como la más poderosa de todo el MCU, es probable que le tome años llegar a ser figura imprescindible.

Ante esto, DC Comics se dió por vencida y confirmó a Shazam como nombre de la colección y del personaje para siempre.

Así, finalmente terminó la disputa.

 


Sólo di la palabra.

No te pierdas ¡Shazam! en cines desde el 5 de abril.

 

Escrito por:

¡Shazam!: la historia de un nombre

Maria Belen

Crítica de cine/tv y redactora: Fuera de Foco, Tomatazos y Datainfox. Ecuatoriana.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *