Escrito por:

Óscar 2019: expectativas y favoritos

Samuel Lagunas

Crítico seleccionado en el Talent Press del FICG 2018. Finalista en el III Concurso de Crítica Cinematográfica de la Cineteca Nacional. Maestro en Estudios Latinoamericanos. Poeta.

22 febrero, 2019
|
Escrito por: Samuel Lagunas

La entrega de los Oscar, a pesar de sus altibajos, continúa siendo la ceremonia de premiación más importante en la industria global del cine. En esta edición 91, no exenta de polémicas, la Academia ha intentado reconciliarse con los distintos tipos de audiencias que hay en el mercado, de ahí la gran variedad de películas que han sido nominadas.

Para entender mejor lo que está pasando y lo que puede ocurrir el próximo domingo, invitamos a 3 especialistas y a nuestros editores a que nos compartieran su opinión y nos dijeran también quiénes creen que deberían alzarse con las estatuillas más importantes de la noche.


Andrea Rendón.

Programadora en Cinépolis Klic y Fundadora de Girls at Films

Esta entrega de los Oscares ha sido bastante diferente a las demás, empezando porque no habrá presentadores y todas las categorías se podrán ver televisadas y no en los cortes comerciales. Además, Hollywood nunca ha podido deslindarse de la política. Por eso, llama la atención que este año haya una nula representación de mujeres en la categoría de Mejor Director y en otras donde no alcanzaron nominaciones. Roma participa por 10 premios: hay dos mexicanas nominadas por actuación y grandes mexicanos en distintas categorías. Nada me haría mas feliz que se llevaran todos los Óscares. Esperemos que así sea.

Me gustaría que los ganadores fueran:
  • Mejor Película: Roma
  • Mejor Director: Alfonso Cuarón (Roma)
  • Mejor Actriz: Glenn Close (Una buena esposa)
  • Mejor Actor: Rami Malek (Bohemian Rhapsody)
  • Mejor Actriz de Reparto: Regina King (If Beale street could talk)
  • Mejor Actor de Reparto: Mahershala Ali (Green Book)


Gerardo Herrera

Editor y guionista de Zoom F.7

Una imagen resume los premios de la Academia en épocas recientes: Warren Beatty, claramente desconcertado, sostiene un sobre erróneo cuya tarjeta le es arrebatada por Jordan Horowitz.  “Esto no es una broma, Moonlight ganó mejor película”, clama el productor visiblemente molesto. El equipo técnico de la cinta ganadora se abraza, el público se pone de pie y aplaude algo que no acaba de comprender. Quienes están en el estrado hacen muecas, se cubren el rostro, se divierten. El espectáculo es una burla.

La mofa llega a su clímax en 2019 con un anfitrión que eligió retirarse de los premios por la presión mediática; ésa que quita, impone, destruye, se burla a través de ingeniosos momos y en contadas ocasiones comenta lo relevante. Ni la audiencia, ni la academia. Ambos son los responsables del declive de una fórmula que en medio de la polémica buscó transmitir –y fracasó en el intento– algunas de las categorías en las pausas comerciales; y que trata con mucho esfuerzo de representar a todos sacrificando la calidad de los seleccionados.

Bohemian Rhapsody, Black Panther y A Star is Born compiten por la estatuilla ocupando el lugar que pudo tener Shoplifters, Cold War o Into the Spider-verse –por aquello de complacer a los fans del cine de superhéroes–. Si bien los Óscares se caracterizaban por tener ese aire de complacencia, el ansia de premiar las feel good movies este año terminó de agotar una fórmula que ha omitido a lo mejor del cine para elegir algunas de las peores películas en competencia de su historia.

Quizá una frase del propio Cuarón cumpla como sentencia de lo que veremos el fin de semana:

«Son una herramienta de marketing que no tiene nada que ver con el estado artístico del cine como lenguaje, o con la calidad de éste».

Mis favoritas de la noche son:
  • Mejor Película: La Favorita
  • Mejor Director: Alfonso Cuarón (Roma)
  • Mejor Actor: Christian Bale (Vice)
  • Mejor Actriz: Glenn Close (Una Buena Esposa)
  • Mejor Película de Habla no Inglesa: Roma (México)
  • Mejor Película de Animación: Spider-Man: un nuevo universo
  • Mejor Fotografía: Roma


Cristina Vales

Revista Chilango

Desde que tengo memoria, me siento cada domingo del Óscar a ver la ceremonia. Se ha convertido en una especie de ritual que disfruto con mi mamá. Conforme fui creciendo, se ha vuelto cada vez  más importante y año con año no deja de apasionarme.

Lo que no me gusta, sin embargo, es que, con el paso de las ediciones, la cuestión política ha ido dejando al talento en segundo plano. En medio de eso, es interesante ver cómo la inclusión ha ido cambiando las caras que se ven en la ceremonia.

Me gustaría que ganaran:
  • Mejor Película: Roma
  • Mejor Director: Alfonso Cuarón (Roma)
  • Mejor Actriz de reparto: Rachel Weisz (The favourite)
  • Mejor Película de Habla no Inglesa: Cold War (Polonia)


Samuel Lagunas

Editor en Fuera de Foco. Colaborador para CorreCámara y CineDivergente

Desde que los jueces se conviertieron en protagonistas de la cultura occidental, los tibios de inmediato fueron calificados de despreciables. Este 2019, la Academia ha llenado sus ternas con ellos: con los medianos, que no necesariamente mediocres pues se puede ser bastante bueno siendo normal.

Incluso las películas que aparentan ser las más disruptivas, no lo son. La favorita, por ejemplo, es hasta ahora la película más contenida de Yorgos Lanthimos. Y, de no ser por las brillantes actuaciones de Stone, Weisz y Colman, sería la más olvidable. En BlacKkKlansman Spike Lee busca el justo medio entre lo que él considera dos radicalismos, el supremacismo blanco y el black power; y eleva al amor y a la amistad como los medios para alcanzarlo. Sin embargo, no deja de ser chocante que sea a través de las instituciones, ¡de la policía!, y no fuera de ellas, que se busque la reconciliación. Incluso Vice, que intenta ser agresiva contra el status quo norteamericano, es hasta ahora la cinta más tosca y repelente de su director.

Y qué decir de Bohemian Rhapsody, Green Book, Nace una estrella o Black Panther, acaso las cintas más palomeras en mucho tiempo en competir en la categoría más importante de la noche.

Sobre Roma, que será la gran ganadora, es imposible hablar en su contra sin pasar por snob, vendepatrias o racista. Sólo no hay que olvidar que el mayor triunfo no será ni para Cuarón, ni para Yalitza, sino para Netflix.

Otras cintas como First reformed, Eighth grade, Sorry to bother you o Leave no trace ofrecieron rasgos mucho más destacables y arriesgados. Lástima que la novedad y la osadía para los jueces de la Academia no alcancen ni siquiera para una nominación.

Me encantaría que los Óscares fueran para:
  • Mejor Película: La Favorita
  • Mejor Director: Pawel Pawlikowski (Cold War)
  • Mejor Actor: Christian Bale (Vice)
  • Mejor Actriz: Olivia Colman (La favorita)
  • Mejor Película de Habla no Inglesa: Cold War (Polonia)
  • Mejor Película de Animación: Spider-Man: un nuevo universo
  • Mejor Corto de Animación: One small step


Fer Ramírez

Conductora y Editora en Fuera de Foco.

A lo largo de sus ediciones, y aunque su audiencia no lo creyera siempre, los Óscar solían premiar lo mejor del cine y a sus artesanos. Tal pareciera que este año, la Academia olvidó lo que es ese cine y comenzó a aplaudir las propuestas promedio.

No que estén mal, pues en su individualidad cada una tiene algo que la hace lucir más que al resto. No obstante, si miramos con ojo crítico a los nominados, encontraremos el cómo debería ser el cine en un daily basis, y no algo realmente extraordinario.

La lista de nominados es amplia. Sin embargo, no deja de ser más una selección para complacer espectadores, que una muestra real de la calidad de la industria.

Eso no quiere decir que, entre toda la paja, no tengamos películas que sí tienen bien merecidas sus menciones. Tanto por el ataque frontal al contexto social o político de Estados Unidos –punto débil de la Academia–, como por el craft del material inscrito, la narrativa y el aprecio a la estética; en esta ocasión las cintas extranjeras lo hacen mejor que las de procedencia Hollywoodense.

Roma, The Favourite, Into the Spider-verse, Vice, Can you ever forgive me?, Shoplifters, Cold War, e incluso First Man, es hacia donde las miradas (y las taquillas), deberían estar apuntando. No hacia todo el espectáculo que, más allá de dar rating, no contribuye a la que ha sido siempre la intención del cine: hacer historia.

Me gustaría que ganaran:
  • Mejor Película: Roma
  • Mejor Director: Alfonso Cuarón (Roma)
  • Guión Original: The Favourite
  • Diseño de Producción: The Favourite
  • Mejor Actor: Christian Bale (Vice)
  • Mejor Actriz: Olivia Colman (The Favourite)
  • Mejor Película de Habla no Inglesa: Shoplifters (Japón)
  • Mejor Película de Animación: Spider-Man: Into the Spider-verse
  • Diseño de Vestuario: Sandy Powell (The Favourite)
  • Mezcla de Audio: First Man


Cinéfilas y cinéfilos, ¿ustedes quiénes creen que serán los ganadores?
¡Y no olviden seguir todos los detalles de la ceremonia a través de nuestras redes sociales!

Escrito por:

Óscar 2019: expectativas y favoritos

Samuel Lagunas

Crítico seleccionado en el Talent Press del FICG 2018. Finalista en el III Concurso de Crítica Cinematográfica de la Cineteca Nacional. Maestro en Estudios Latinoamericanos. Poeta.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *