Escrito por:

Segunda Guerra Mundial: más allá de Hollywood

Alejandro Fernández

Estudiante de comunicación, periodista en ejercicio y amante del cine. Venezolano de 21 años

2 septiembre, 2019

A lo largo de la historia, muchas películas europeas han abarcado el tema de la Segunda Guerra Mundial fuera de los estándares hechos en Hollywood.

Cintas como Rescatando al soldado Ryan (1998), Hasta el ultimo hombre (2016), Dunkerque (2017) o Bastardos sin gloria (2009) son obras maestras del cine que han quedado en el imaginario colectivo a la hora de tocar este tema. Sin embargo, en el viejo continente también se filmaron grandes producciones que vale la pena traer a flote.

A propósito de que el 2 de septimebre se conmemora el fin de la Segunda Gerra Mundial, en Fuera de Foco te recomendamos estas películas provenientes de Rusia, Alemania, Hungría, Dinamarca en las que grandes directores plasmaron este fatídico acontecimiento en la gran pantalla.

La vida es bella (Italia, 1997)

Con seguridad se puede decir que La vita è bella, o La vida es bella, como es conocida en Latinoamerica, es el metraje fuera de Hollywood más conocido a la hora de tratar una incidencia con la Segunda Guerra Mundial como telón de fondo.

Dirigida por el hilarante Roberto Benigni, cuenta la historia de un niño judío que es llevado al campo junto a su padre, interpretado por el mismo Benigni, quien intenta bajo todos los medios ocultar la verdad. Para ello inventa toda una trama paralela, de manera que su hijo no se entere de lo que sucede a su alrededor.

Un relato de amor, inocencia y comedia, dentro de un contexto que reflejaba todo lo contrario.

Su gran guión, su frases míticas como »Buongiorgno, principessa», hacen que este filme se mantenga luego de 22 años vigente en la memoria de las personas. Todo esto le sirvió para ser galardona con más de 50 premios en los festivales de todo el mundo. Además, fue nominada a los Premios Oscar en siete categorías, llevándose las estatuillas por Mejor actor principal (Roberto Benigni), Mejor banda sonora y Mejor película de habla no inglesa.


El tambor de hojalata (Alemania, 1979)

Basada en la obra homónima de Gunter Grass, El tambor de hojalata, película alemana dirigida por Volker Schlöndorff, viaja a lo más inocente y crudo del conflicto bélico más importante de todos los tiempos. Todo esto en los ojos de un niño que se mantiene al margen de los acontecimientos, aunque termina por ser el testigo principal.

Todo comienza en el final de la Primera Guerra Mundial, con el nacimiento de Óskar, protagonista principal de la historia. Al cumplir los tres años de edad, recibe como regalo un tambor de hojalata. Decepcionado del ambiente en el que se desenvuelven los adultos se cae desde lo alto de unas escaleras, deteniendo su proceso de crecimiento. Se quedará así durante el resto de su vida. Una especie de Peter Pan.

No obstante, todo cambia cuando a pesar de lucir como un niño, sigue cumpliendo años y Alemania va cambiando con el ascenso del fascismo liderado por Hitler y el desarrollo de la Segunda Guerra Mundial, por lo cual el pequeño Óskar y su tambor se convierten en espectadores de lujo ante todo el horror.

Se llevó el Premio Óscar a la Mejor película de lengua no inglesa en ese mismo año.


El matrimonio de María Braun (Alemania, 1979)

La única manera de que El matrimonio de María Braun, dirigido por el mítico Rainer Fassbinder, no haya sido nominada a los Premios de la Academia fue porque compitió contra El tambor de hojalata. Pero lo merecía.

Los 115 minutos de la cinta están llenos de simbolismo, historia, y metáforas sobre una Alemania que resurgía de sus cenizas luego de finalizados los combates.

María Braun, una joven alemana deberá ganarse la vida como prostituta debido a que su marido posiblemente murió en la guerra y tendrá que mantenerse por sí misma.

Fassbinder trata de comparar a María con la misma Alemania de posguerra, pues ella necesitará de la ayuda de estadounidenses y otros extranjeros aliados para olvidarse de su pasado nazi, reflejado en su esposo.


Ven y Mira (Unión Soviética, 1985)

Así es la introducción de esta película soviética estrenada en 1985, producto del 40 aniversario de la victoria sobre los alemanes. Sin embargo, Ven y Mira no es un canto heroico, sino todo lo contrario. Relata con la crudeza de ninguna otra película los horrores de la guerra.

Nos sumerge en el rostro desesperado de un joven ruso que mira como toda su familia fue asesinada por los nazis y ahora deberá labrarse su camino sin la ayuda de nadie.

Su director,  Elem Klimov, cuenta que para darle más realismo a las escena, le mostró imágenes reales al protagonista, Alekséi Krávchenko,  de la Segunda Guerra Mundial y la quema de casa que se hacía cuando arribaban a los campos rusos.

Aleksei apenas tenía 14 años al momento de empezar a grabar, por lo que todas las emociones que sufre parecen ser verídicas. Los momentos de desesperación al ver todo desmoronándose llevan a sentir mucha angustia, haciéndola una película, paradójicamente, difícil de mirar.


El hijo de Saúl (Hungría, 2013)

La ópera prima de  Laszlo Nemes fue un éxito apenas se estrenó en las pantallas de los principales festivales de todo el planeta. Ganó, gracias a El hijo de Saúl, el Óscar por la mejor película de habla no inglesa en 2013.

Con total crudeza, inmiscuye al asistente de cada sala de cine a lo más profundo de la humanidad dentro de los más inhumano que puede existir como lo es un campo de concentración. Saúl, lo único que desea es poder conseguir a un rabino que le de santa sepultura a su hijo muerto.

Una trama sencilla, pero que, entre más nos adentramos nos revela aristas que le otorgan cierta complejidad; y es que la casi nula existencia de diálogo le da poder a cada imagen. Lo visual termina por ser la clave.

Resultado de imagen para son of saul


Bajo la arena (Dinamarca, 2015)

Dinamarca, a pesar de no sufrir en gran medida de lo que sucedió en el resto de Europa con la Segunda Guerra Mundial, sí tiene una gran historia que contar en el cine.

Ser el vecino directo de Alemania hizo que fuesen ocupados por Hitler durante ese periodo para colocar minas que podrían ser usadas en caso de combates o una invasión.

De esto se aprovechó Martin Zandvliet, director y guionista de Land of Mine o Bajo la arena, nombre en castellano de la cinta. Cinco jóvenes soldados germanos de menos de 18 años años son reclutados por un comando danés para limpiar todas las playas de minas, después de que ya se hayan acabado las beligerancias.

Estos niños no están preparados para la tensión que sufrirán realizando esta riesgosa labor. Mientras tanto, son inspeccionados por un duro oficial del ejército de Dinamarca, quien junto con los vecinos de la zona tratarán de hacerle la vida imposible a sus antiguos invasores.

Nominada a los Oscar de 2016 en la categoría de Mejor película de lengua no inglesa, perdió frente a la producción iraní, The Salesman.

 

Resultado de imagen para Land of Mine


Más allá de las grandes súper producciones hechas en Hollywood, muchos países que se vieron golpeados en lo más profundo de su nacionalidad e identidad, han podido transportar al cine excelentes relatos que merecen ser vistos por la amplia comunidad de cinéfilos.

Ustedes, ¿qué otras películas de la Segunda Guerra Mundial pondrían en esta lista?

 

Deja tus comentarios