Escrito por:

The Devil All the Time: una mirada al fanatismo religioso

Mónica Castellón

Cinéfila, estudiante de comunicación

18 septiembre, 2020
|
Escrito por: Mónica Castellón
ConThe Devil All the Time, Netflix va camino de otra temporada estelar de premios, habiendo lanzado recientemente I’m Thinking of Ending Things de Charlie Kaufman y con dramas de prestigio de Aaron Sorkin y David Fincher a la vuelta de la esquina.

The Devil All the Time es la más reciente película del director Antonio Campos que cuenta varias historias sobre violencia, religión, intolerancia y pecadores que se unen.  La historia está conectada en el tiempo por padre e hijo. El padre es Willard Russell (Bill Skarsgård), que llega a casa de la Segunda Guerra Mundial y de repente encuentra la religión. Es una religión ferviente y peligrosa, que inspira al hombre a colocar una cruz en el bosque detrás de su casa y orar durante horas. Willard se enamora de la camarera local Charlotte (Haley Bennett), y pronto, la pareja tiene un hijo, Arvin. 

La familia parece feliz, pero las cosas cambian porque Charlotte sufre de cáncer, una enfermedad que Willard está convencido de que puede lograr que Dios se lo quite, si él y Arvin oran lo suficiente.

Cuando Willard y Charlotte se conocen por primera vez, se cruzan brevemente con Carl (Jason Clarke) y Sandy (Riley Keough), un par de asesinos en serie que merodean por las carreteras en su coche, en busca de jóvenes que piden aventones para recoger y asesinar, todo para que Carl pueda tomar fotos del acto.  

Mientras tanto, Helen (Mia Wasikowska), una joven con la que la madre de Willard esperaba que Willard se estableciera en lugar de Charlotte, se enamora del predicador viajero Roy (Harry Melling), quien es conocido por arrojar un cubo entero de arañas vivas en su rostro mientras pronunciaba un sermón sobre cómo Dios le quitó el miedo al arácnido y de todas las cosas.

Años más tarde, Arvin crece y es interpretado por Tom Holland. Esta versión joven de Arvin es tranquila y atormentada por su pasado traumático, y también propensa a ataques de violencia, especialmente en el momento que ve a la gente burlarse de su hermana adoptiva Lenora (Eliza Scanlen). 

The Devil All The Time

Arvin quiere a Leonora como su propia hermana y las cosas se complican por la llegada del nuevo predicador, el reverendo Preston Teagardin (Robert Pattinson), llega a la ciudad y llama la atención de Lenora. Mientras, el equipo de asesinos en serie formado por marido y mujer de Carl y Sandy todavía está ahí fuera, capaz de salirse con la suya porque el hermano de Sandy es el sheriff local (corrupto), interpretado por Sebastian Stan en un papel relativamente pequeño.

El tema que une a todos estos personajes es la fe y la religión. Los devotos del grupo son muy devotos, peligrosamente hasta el punto en que esa fe puede tener consecuencias terribles y sangrientas. Y aquellos que no son devotos pueden manipular a los que sí lo son para sus necesidades.

Y debajo de toda esa sangre y tristeza hay una sensación de esperanza, no es liberación ni aceptación religiosa. Sino más bien escapar de pueblos mezquinos y de pasados ​​empantanados por el trauma y el dolor. 

Esa luz en el túnel parece estar siempre por molestar a nuestros personajes, particularmente a Arvin, quien parece ser el tipo de persona que podría salvarse, y estar a salvo, si se alejara de todos estos individuos violentos.

The Devil All The Time

Elenco impresionante

Algo notablemente bueno es el elenco que tiene esta película, para empezar con Bill Skarsgård (IT) que con lo poco que aparece en la película hace que se destaque. Otro de los memorables es Robert Pattinson como sacerdote evangélico pedófilo. Tom Holland también se destaca con su actuación de un adolescente que parece no tener maldad, sin embargo, las circunstancias de su vida hacen que se defienda y no encuentre un sentido de su vida. 

La trama secundaria que involucra a los asesinos en serie de Clarke y Keough la interpretan perfectamente, con Keough como Sandy al actuar de una prostituta deprimida y sin rumbo, mientras que Clarke realmente se inclina hacia lo repugnante que puede ser Carl.

Y el elenco femenino cuenta con sólidas actuaciones: Mia Wasikowska (La cumbre escarlata), Eliza Scanlen (Mujercitas), Riley Keough (Mad Max) y Haley Bennett (La chica del tren), todas realizan un trabajo magnífico y le dan al tono de la película tranquilidad aunque el contenido es increíblemente siniestro.

The Devil All The Time

El fanatismo religioso 

Campos no sólo perturba el concepto de cristianismo, sino que junto con el director de fotografía Lol Crawley, reiteradamente esta idea a través de imágenes inquietantes y las tomas constantes de crucifijos.

Sin embargo, hay un hilo en su historia circular. No solo en la forma en que una generación repetirá los errores de la anterior, sino en los horrores sangrientos traídos a casa después de la guerra. 

Para Campos no se trata solo de lanzar muchas escenas perturbadoras o enfermedades mentales a la pantalla grande. La película se abre con una escena en la que un padre, que acaba de regresar de la guerra, le da a su hijo una lección de violencia utilizada con sabiduría. Todo está ahí, claramente expresado: atrapados entre el fanatismo religioso, la virilidad enferma, el salvajismo y los personajes de la película constantemente deben encontrar una salida o una salvación. 

La escena que cierra la película, en donde Arvin puede descansar al cerrar todas las historias, puede ser una representación que finalmente ya no repetirá los errores de sus generaciones pasadas y buscará una nueva vida alejada de ese pequeño pueblo.


¿Qué opinan, Cinéfilas y Cinéfilos?¿Les gustó The Devil All the Time?

Escrito por:

The Devil All the Time: una mirada al fanatismo religioso

Mónica Castellón

Cinéfila, estudiante de comunicación

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *