Escrito por:

Los muertos no mueren: la película más absurda del año

Mónica Castellón

Cinéfila, estudiante de comunicación

Los muertos no mueren

comedia

Director

Jim Jarmusch

Elenco

Adam Driver, Chloe Sevigny, Bill Murray , Tilda Swinton, Selena Gomez

21 noviembre, 2019
|
Escrito por: Mónica Castellón

Los muertos no mueren es una película que se desarrolla en la pacífica ciudad de Centerville, en donde tres policías investigan el asesinato de las personas del pueblo en un restaurante local. Inseguro de qué hacer con el ataque, el oficial Ronnie Peterson (Adam Driver) sugiere que la causa del ataque son los zombis. A pesar de que inicialmente parecía ser una idea tonta, pronto se hace evidente que la ciudad está siendo invadida por los muertos vivientes.

Debido a que la Tierra se ha salido de su eje da como resultado, los muertos han salido de sus tumbas para causar estragos en una ciudad con menos de 800 habitantes

Depende de Ronnie y sus compañeros oficiales Cliff Robertson (Bill Murray) y Mindy Morrison (Chloe Sevigny), junto con la funeraria local de la ciudad, Zelda Winston (Tilda Swinton), unirse con otros sobrevivientes para revertir la marea contra la invasión.

La película es dirigida por Jim Jarmusch (Sólo los amantes sobreviven),  un cineasta estadounidense con un sentido del humor original y un estilo visual muy distintivo. Tiene fórmulas, métodos e ideas dramáticas que sabe imponer y que lo han caracterizado a lo largo de su carrera.


Un humor particular 

Para los espectadores que esperan una aventura común de zombies pueden estar decepcionados. Los muertos no mueren es la película más ridícula del año, llena de incomodidad, humor negro, ironía y estas características hacen que no pares de reír.

La película es absurda es muchos momentos no tiene una idea real de lo que está tratando de ser. Pero, extrañamente, ¿funciona? Esta película perfectamente imperfecta es el antídoto para una industria cinematográfica de zombies que a veces puede tomarse demasiado en serio.

Los muertos no mueren hace que el espectador sienta que está en la broma con momentos de risa en voz alta, principalmente por el oficial Ronnie Peterson que casi siempre funciona desde la perspectiva del espectador.

 


Lo malo 

La película da como resultado que se sienta episódica y desenfocada, pasando de un incidente a otro sin necesariamente construir algo más complejo. Los muertos no mueren tiene un humor muy incómodo y puede que esto no le termine de agradar a algunos espectadores 

Las cosas tienden a no terminar bien en general, porque la gente tiene la costumbre de tomar malas situaciones y empeorarlas, y no hay razón para sospechar que eso cambiará cuando los muertos salgan de sus tumbas. En la medida en que la película avanza solo muestra que los humanos lo estropean todo, y al final probablemente no valga la pena salvarlo. La trama no llega a ninguna parte, hay algunas preguntas sin respuesta que no favorecen. 


Conclusión 

La película es francamente entretenida y eso es lo que te hará reír si te gusta este tipo de humor sarcástico. Los muertos nunca mueren tiene un rompimiento de la cuarta pared mientras Ronnie dice ‘esto no va a terminar bien’ porque él ‘leyó el guión’. La película hace referencia al consumismo y la dependencia tecnológica con zombies caminando alrededor de ‘wifi’,  ‘bluetooth’, ‘Siri’. 

Los personajes son concebidos como una muestra representativa de la vida estadounidense, todos lidian con la emergencia de diferentes maneras: Tom Waits es un ermitaño que acecha en el bosque, Tilda Swinton, una funeraria mística, Steve Buscemi, una manía racista, Caleb Landry Jones está una tienda geek de empleado, Selena Gomez como una adolescente rebelde y así sucesivamente.  

La película no tiene reparo en ser extraña o autorreferencial, los personajes reconocen que están dentro de una película de Jim Jarmusch, y esto la calidad es igualmente entrañable y desagradable, dependiendo de la efectividad del próximo chiste.

 


¿Ustedes ya vieron Los muertos no mueren, cinéfilos? ¿Qué les pareció?

 

Escrito por:

Los muertos no mueren: la película más absurda del año

Mónica Castellón

Cinéfila, estudiante de comunicación

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *