Escrito por:

Game of Thrones 8×01: Winterfell

Rafael Lechado

Rafael Lechado es el creador de Echados Viendo Tele, podcast hecho en Nicaragua acerca de series y películas, con una mirada sincera y desde adentro sobre lo que provoca este preciado entretenimiento.

15 abril, 2019
|
Escrito por: Rafael Lechado

Game Of Thrones está de regreso y el mundo se paralizó durante una hora para la emisión del estreno de la Temporada 8: el gran final. La acción fue muy poca, pero el fan-service de esos esperados encuentros hizo que valiera la pena.

Uno de los más significativos, sin duda, fue el de Arya con Jon Snow. Parece que fue hace siglos que dejaron de verse y ambos han pasado por cambios radicales. Jon revivió y Arya se ha vuelto una asesina fría, por citar ejemplos. Igualmente fue genial que las hermanas Stark conocieran a Daenerys, esa imponente mujer con cabello de plata que es capaz de montar dragones.

Sansa no se ve del todo contenta con la presencia de ella y su ejército, y desconfía de esa nueva alianza; asimismo no tiene claro qué significa alimentar a tantas personas en ese duro invierno.

Hablando de ella, fue interesante el reencuentro con Tyrion, con quien mantuvo siempre una gran relación cordial, a pesar de tantos tropiezos. Fue intenso cuando le dice que no es tan inteligente como ella creía.

El amor, el amor…

Un momento que me pareció innecesario, aunque comprensible, fue el paseo en dragones y el beso en la cascada. Los tórtolos son nada más y nada menos que Snow y Dany, quien le pide a su amado: «Mantén caliente a tu reina«, una frase que seguro resonará en los corazones de muchos enamorados.

No es que la escena sea mala o le falte toque romántico, sino que ha sido tan rápida la atracción de estos dos que por alguna razón todavía no me lo creo. Y con tan pocos capítulos que restan, no sé si logren consolidar esta relación.

¿Y los elefantes?

Por el otro lado de Westeros, está Cersei muy cómoda esperando que los Caminantes Blancos arrasen con el ejército de Daenerys y sus aliados. Ella confía en que la Compañía Dorada será suficiente para proteger Desembarco del Rey en cualquier escenario apocalíptico, pero estos famosos mercenarios (veinte mil) no tienen elefantes guerreros, para decepción de la hermana Lannister.

Y ya sin Jaime cerca —y como los Lannister siempre pagan sus deudas— Cersei accede a acostarse con Euron, el Greyjoy que no creo tenga mucho tiempo de vida, ya que Yara está liberada gracias a Theon y ésta buscará la venganza a toda costa.

Jon, el heredero al Trono

Lo que era inevitable es que Jon supiera quién es en realidad: Aegon Targaryen, el verdadero heredero al Trono. Es el propio Sam quien le da la noticia, lo cual deja a Snow completamente desconcertado. Es mucho para procesar definitivamente.

Esto cambia todo el panorama y justo a vísperas de una guerra, no cualquier guerra, la más grande en la historia. Si es Targaryen, sabe que comparte sangre con su nuevo amor, además ¿dónde queda su honor como Señor del Norte? De por sí a los lords no les gusta que se haya arrodillado ante la Reina de los Dragones ¿Cómo procederá Jon ante tantos cambios?

Otro punto importante a mencionar es que Sam le cuenta todo esto a Snow después de tener la certeza absoluta tras hablar con Bran, quien todo el episodio pasó con una mirada fija y enigmática. Hasta asusta por parecer que juzga y analiza en cinco segundos.

Quien queda petrificado también al recibir esa mirada fulminante es Jaime Lannister, el cual llega a Invernalia de forma incógnita. ¿Qué verá Bran en el hombre por el cual ahora usa silla de ruedas? ¿Querrá venganza o verá en este hombre a un caballero en busca de redención?

Veredicto

Es cierto que no fue un episodio marcado por la acción. Llegué a sentir incluso que, con solo cinco episodios restantes, algo más importante tuvo que haber pasado. Quizás lo más relevante en cuanto a los Caminantes Blancos es ver ese «mensaje» que dejaron en la Casa Umber, con un pequeño destripado y pegado a una pared.

¿Bastará con una espada de fuego para contrarrestar la fuerza de los White Walkers? ¿Estarán listos los dragones para enfrentar al ejército de muertos, o querrán seguir viendo cómo un hombre besa a su madre?

Otra gran pregunta es Bronn, ya sabíamos que es un caza recompensas, pero en verdad accedió a la petición de Qyburn a pesar de sus alianzas previas, ¿será capaz de traicionar y matar a los hermanos Lannister? ¿Tanto teme Cersei a la profecía sobre su muerte?

Ojalá el siguiente capítulo suba un poco el ritmo, pero no incomoda para nada que se den encuentros rápidos y cómicos, como el The Hound con Arya y ésta a la vez con Gendry. Si el Rey de la Noche debe asustarse por alguien, ese alguien tiene que ser Arya Stark.


¿A ustedes qué les pareció este primer capítulo? ¿Echaron de menos la acción?
No olviden dejar sus opiniones en los comentarios.

Escrito por:

Game of Thrones 8×01: Winterfell

Rafael Lechado

Rafael Lechado es el creador de Echados Viendo Tele, podcast hecho en Nicaragua acerca de series y películas, con una mirada sincera y desde adentro sobre lo que provoca este preciado entretenimiento.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *