Escrito por:

Bright

Colaborador Fuera de Foco

21 enero, 2018
|
Escrito por: Colaborador Fuera de Foco

Will Smith era una garantía de taquilla; película en la que saliera, película que estaba dentro de las más taquilleras de la temporada. De repente, algo pasó, entre escoger malos personajes y entre escoger trabajar con directores que no apostaban nada excepto dinero; el Príncipe de Bel Air fue decayendo en popularidad. Algunos comparan este declive al otro actor que garantizaba taquilla: Tom Cruise, quien después del desastre que fue La momia pareciera que sigue una carrera que fue brillante en picada.

 

Ahora toca el turno de participar en una película producida por Netflix, Bright; dirigida por David Ayer, el mismo de Suicide Squad. Aquí, Smith, protagoniza al policía Daryl Ward; quien junto con su compañero Nick Jakoby (Joel Edgerton) combaten el crimen en las calles. Pero su compañero no es el típico que va por donas y café… Bueno, sí, pero la diferencia es que es un orco. Sí, esos seres fantasiosos famosos por salir en la saga de El señor de los anillos. La cinta es una mezcla entre Bad Boys, la dos estelarizadas junto a Martin Lawrence, y las películas de Peter Jackson da por resultado: Bright.

En un escenario de racismo, ahora contra orcos, hadas y elfos– claro los millonarios blancos-, en una ciudad de Los Ángeles futurista. Ward es el primer agente humano, con un compañero orco, Jakoby. En un asalto a una tienda de conveniencia perpetrada por un orco; Ward es atacado por el asaltante con un disparo a quemarropa con una escopeta. Jakoby intenta atrapar al orco, pero no lo logra; creando suspicacias acerca de la protección contra el atacante. Esto desemboca en una pugna interna de la policía, quienes no ven con buenos ojos al agente orco.

Joel Edgerton es Jakoby, un orco policía. De lo mejor de la película, el trabajo de caracterización de los personajes

Todo mientras unos agentes del FBI mágico, si una onda tipo Hogwarts; rastrean un dispositivo mágico que puede otorgar un poder indescriptible a quien lo posea, si es el correcto, o destruirlo si no. Otro punto a su favor es la presencia de la versátil actriz sueca Noomi Rapace; quien después de protagonizar la cinta futurista What happend to Monday?, también de Netflix, aquí es una elfa que quiere apoderarse del artefacto.

Esta historia con un argumento tan absurdo, no es tan mala como su premisa lo muestra. Sin llegar a ser de lo mejor de Smith, el cast de Edgerton, como orco, es una decisión acertada por parte de Ayers, quien también ha sido víctima de ataques de trolls, estos no del mundo de la fantasía, quienes lo han hecho desde su descalabro con Suicide Squad. Max Landis, el hijo del mítico director John Landis, es el guionista, un experto en evadir trolls de internet, a quien le ha llovido también un sinnúmero de quejas.

La actriz sueca Noomi Rapace es Leilah, una elfa con sed de poder

La película de un presupuesto de 90 millones de dólares, compite contra las grandes producciones hollywoodenses. A pesar de muchas reseñas negativas, Bright ya tiene su continuación; y es la única producción de Netflix en tener una secuela hasta el momento. Sin embargo, la ambición de Bright es la combinación de varios géneros y su imposibilidad de poder cerrar todas las puertas que dejan abiertas. Pero si no tienes nada que ver, y ya te aventaste todos los maratones de las series que transmite el sistema; puede, si desconectas tu cerebro en modo Suicide Squad, ser una película divertida y palomera.

Calificación:

 

Escrito por:

Bright

Colaborador Fuera de Foco

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *