Escrito por:

BLANCA COMO LA NIEVE, ROJA COMO LA SANGRE

Fernando ValleSz

Estudiante de Psicología de medio turno. Aficionado al cine de tiempo completo. CDMX Il dolce far niente.

19 enero, 2018
|
Escrito por: Fernando ValleSz

Los temas que aborda esta historia no son para nada nuevos,

pero sí innovadores en una justa medida.

 

BIANCA COME IL LATTE, ROSSA COME IL SANGUE; o mejor conocida al español como Blanca como la nieve, roja como la sangre” es una comedia romántica italiana del año 2013 del director Giacomo Campiotti, adaptada de la novela homónima del autor Alessandro D’Avenia.

Con una premisa sencilla, vista infinidad de veces en el cine o la literatura; donde se cuenta la historia de un adolescente de 16 años y sus miedos, inseguridades, sueños, alegrías y rebeldías tan típicas que caracterizan a todos los que sufren o sufrieron esta cosa tan indescriptible llamada adolescencia.

Leo, interpretado por Filippo Scicchitano, es un joven que cursa el bachillerato al mismo tiempo que se encuentra enamorado de una hermosa pelirroja un año mayor que él. Sonsacado por su amigo Niko (Romolo Guerreri); Leo decide entablar una conversación casual con esta pelirroja que lo vuelve loco, de nombre Beatrice (Gaia Weiss, a quien se puede ver en algunos capítulos de la serie Vikings como Porunn); pero vencido por su inseguridad, fracasa en el intento. Desesperado y sin poder hablarle, Leo convence a su mejor amiga de años llamada Silvia (Aurora Ruffino); para que consiga el número de la chica de sus sueños, para de una vez poder contactarse con ella.

Saltándose las clases y siguiendo por la calle a la bella pelirroja, Leo logra hablar por un breve instante con Beatrice, consiguiendo verse en la escuela a manera de cita al siguiente día. Contento, el joven regresa a contarles a sus amigos su aventura, esperando con ansias verla en la escuela. Para desgracia del protagonista, ese día no llegaba, puesto que Beatrice no regresó a la escuela por una enfermedad que se lo impedía.

Cuando Leo descubre que es lo que le sucede a Beatrice, se enfrenta con algo a lo que no estaba preparado; la leucemia que padece aquella joven que tan loco lo volvía. Desesperado por todo lo sucedido intenta de una u otra forma animar a Beatrice durante su enfermedad; esperando con ello lograra aunque sea un momento, alejar sus dolores y otorgarle un rato de alegría.

Viéndose rebasado con la situación en la que se encuentra, donde se ve afectado por el deterioro en la imagen que poco a poco toma Beatrice; haciendo a un lado la belleza que la caracterizaba y dando paso a una mirada cansada, un cuerpo pálido y sin fuerzas que se alegra al ver a un tipo intentando hacer de todo con tal de arrancarle un sonrisa. Leo busca ayuda en su maestro de historia y filosofía (Luca Argentero); esperando que con una de sus tantas frases inspiradoras lo ayudara a sobrellevar sus problemas; y con ello, aceptar todo lo que él decidió soportar, con tal de aferrarse a la esperanza de la pronta recuperación de la joven a quien ama.

Los temas que aborda esta historia no son para nada nuevos, pero sí innovadores en una justa medida. A pesar de esto, la cinta se convierte en una banalidad al final del día; no aportando al espectador una buena historia ni mucho menos unos personajes entrañables. Debido a la extrema caricaturización de los personajes secundarios se desperdicia el esfuerzo de la historia y su intento de llevarte a temas con mayor complejidad. Como prueba, basta un instante de ver al nerd de la clase o el bravucón de la escuela; para que recuerdes el tipo de película que estás viendo, logrando que no puedas tomarte en serio los problemas por los que atraviesa el protagonista.

Como conclusión…

Con todo y sus puntos negativos; “Bianca come il latte, rossa come il sangue” entra en la categoría de películas para pasar el rato. No exigiéndote mucho como espectador, pero sí otorgando momentos entretenidos y emocionantes. Como toda comedia romántica con temática adolescente.

Como punto adicional, el soundtrack de la cinta es lo que más resalta. Logrando que las escenas que van acompañadas de las canciones sean contagiosas y agradables al recuerdo. Además, se encuentra disponible en el catalogo de Netflix Latinoamérica.

Calificación

Escrito por:

BLANCA COMO LA NIEVE, ROJA COMO LA SANGRE

Fernando ValleSz

Estudiante de Psicología de medio turno. Aficionado al cine de tiempo completo. CDMX Il dolce far niente.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *